Fabricación aditiva. «Aquello que parece sólido, que se ha mantenido durante cientos o miles de años, pueden llegar a ser realmente frágil», comenta la Dra. Lori Collins, profesora asociada de investigación y directora de la Colección Digital de Patrimonio y Humanidades (DHHC) de la Universidad de Bibliotecas del Florida.

En un artículo publicado en el sitio web de 3DSystems, cuyas impresoras distribuye CT Advanced Manufacturing, Collins, arqueóloga con décadas de experiencia en el escaneo 3D y la captura digital de monumentos, asegura que la herencia perdida en la catástrofe de Notre Dame quizás podrían reconstruirse utilizando datos de escaneo 3D.

«El escaneo 3D de edificios históricos y monumentos, permite que existan versiones digitales con potencial para ser reutilizado de muchas maneras», dice la Dra. Lori Collins, aunque agrega que a menudo la versión digital no es fácil de usar dado el gran volumen de datos y formatos en los que se guardan, o por la dificultad de acceder o descubrir.

Durante los años 2005 y 2015, el Dr. Andrew Tallon, profesor de Historia del Arte en el Vassar College, escudriñó en 3D la Catedral de Notre Dame en detalle, recogiendo miles de millones de puntos medibles.

Sus modelos y trabajos en el sitio son muy conocidos, ya que han sido destacados en National Geographic y han sido motivo de varios artículos y libros.

Sin embargo, el Dr. Tallon falleció en 2018 y no está del todo claro si los conjuntos de datos primarios recopilados se podrán utilizar para cumplir la promesa de preservación que tenían.

Además, los factores de resolución, formato de archivo y densidad de captura de escaneo serán factores críticos para determinar la utilidad y la aplicación de los datos.

Lori Collins asegura que este es un gran ejemplo que habla de la importancia no solo de la preservación del sitio, sino también de la preservación de los datos: «El escaneo 3D y las tecnologías relacionadas pueden proporcionar un valor tremendo si ocurre cualquier evento imprevisto», concluye.