Álvaro Sánchez Corrochano, arquitecto y doctorando en el programa de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Politécnica de Madrid, Escuela Técnica Superior de Arquitectura, utiliza una impresora Raise Pro 2 Plus para investigar materiales y su comportamiento aplicado a la tecnología de rehabilitación de Patrimonio.

Aplicación de nuevas tecnologías en Patrimonio Construido. Impresión 3D para soluciones a medida: materiales y prototipos. Bajo este título, Álvaro pretende “conocer en profundidad las opciones que da una impresora 3D como la Raise Pro 2 Plus en términos de resistencia y flexibilidad del material, características físicas y mecánicas para, posteriormente, estudiar cómo se puede aplicar esta tecnología en la rehabilitación del Patrimonio”.

“Una vez conocida esta aplicación, se pretenden extrapolar los conocimientos obtenidos con el PLA y llevarlos a la fabricación en base cemento aditivado”, comenta Álvaro, principalmente en reintegraciones volumétricas de partes o piezas perdidas, no solo a nivel estructural, sino en piezas decorativas o de significado relevante.

Según él, sería “impensable” desarrollar esta investigación sin los conocimientos y experiencia que proporciona el tener una impresora como es la Raise Pro 2 Plus.

Aunque por el momento lleva poco tiempo con la impresora, y está más centrado en conocer las múltiples opciones de impresión y familiarizarse con los programas de edición de las piezas, desde el principio se dio cuenta de que la fabricación aditiva no está reservada para grandes empresas o sistemas industrializados, sino que cualquier persona puede ser usuaria de esta tecnología a nivel doméstico.

Por último, Álvaro cree que la fabricación aditiva va a permitir un “salto exponencial” en la eficiencia y calidad de la fabricación, con la posibilidad de realizar procesos de fabricación agrupados o cercanos en la línea de producción, de manera “más próxima” al consumidor final.